Estructura empresarial en Portugal

Constituyendo una entidad extranjera

Representación en Portugal
Las empresas extranjeras pueden constituir una sociedad participada
de la que sean socios o accionistas, según el tipo de sociedad que elijan. Esta sociedad será una sociedad de derecho portugués e independiente de la sociedad extranjera que la constituye, y estará dotada de personalidad jurídica.

Pueden también constituir una sucursal en Portugal u otras formas locales de representación.

Autorización de residencia para actividad de inversión (ARI)
Las nuevas disposiciones legales
abren la posibilidad a los inversores extranjeros de solicitar una autorización de residencia para actividad de inversión a quien tenga entrada regular en territorio nacional mediante la realización de transferencias de capitales, creación de empleo o adquisición de inmuebles (Visa Gold).

Constituyendo una entidad portuguesa

Las formas societarias más comunes en Portugal son la sociedad por cuotas (Lda.) y la sociedad anónima.

Sociedad por cuotas
Las sociedades por cuotas, o sociedades limitadas, son las más frecuentes. Pueden existir sociedades por cuotas con un socio (sociedad unipersonal por cuotas) o dos o más, pudiendo los socios ser personas colectivas. Cada cuota tiene un valor mínimo de un euro.

Sociedad anónima
La sociedad anónima que no sea unipersonal debe tener un mínimo de 5 socios y 50.000 euros de capital social.

Establecimiento individual de responsabilidad limitada (ERI)
Existe también la figura del establecimiento individual de responsabilidad limitada.

En este tipo de estructura, el empresario responde de sus deudas solo con el patrimonio afecto al ejercicio de la actividad empresarial.

Sin embargo, en caso de insolvencia del empresario por causa relacionada con la actividad ejercida en dicho establecimiento, podrá responder con todo su patrimonio.