Estructura empresarial en México

Constituyendo una entidad mexicana

Las dos sociedades más comúnmente utilizadas en México son:

Sociedad anónima (S. A.)

Su objetivo es realizar cualquier tipo de actividad. Requiere de un capital social mínimo de 50.000 pesos mexicanos (unos 3.740 dólares) y un mínimo de dos socios. La constitución se lleva a cabo ante fedatario público (sea un corredor público o un notario público) y debe inscribirse en el Registro Público de Comercio que corresponda al domicilio de la sociedad.

Sociedad de responsabilidad limitada (S. de R. L.)

Se constituye entre socios que solamente están obligados al pago de sus aportaciones. Requiere un mínimo de dos socios (hasta un máximo de cincuenta) que son responsables de forma limitada dependiendo de la cantidad que han aportado a la sociedad, en efectivo o en especies. Su constitución se lleva a cabo ante fedatario público (sea un corredor público o un notario público) y debe inscribirse en el Registro Público de Comercio que corresponda al domicilio de la sociedad. El capital mínimo inicial es de 3.000 pesos (224 dólares).

Además, tanto la S. A. como la S. de R. L. pueden además ser de “capital variable”, es decir, su capital puede incrementarse a través de aportaciones posteriores de los accionistas o socios o por la admisión de nuevos integrantes. De igual forma, su capital podrá ser disminuido, por el retiro parcial o total de las aportaciones de los integrantes de dichas sociedades.